CONVENCIÓN SOBRE EL COMERCIO INTERNACIONAL DE ESPECIES AMENAZADAS DE FAUNA Y FLORA SILVESTRES

"La Fauna y Flora silvestres y sus variadas y hermosas formas,
son una parte irreemplazable de los sistemas naturales de la Tierra, las cuales deben ser protegidas por esta
y por futuras generaciones."

- Preámbulo de la CITES

Sobre la CITES

El comercio internacional de la fauna silvestre vale mil millones de dólares anualmente y ha sido responsable de la declinación de las poblaciones silvestres de un número de especies de animales y plantas. Se firmó la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) en 1973 para proteger ciertas especies de fauna y flora silvestre contra la sobre-explotación a través del comercio. El tratado tomó fuerzas el 1 de julio de 1975, y ahora 175 naciones ("Partes") han firmado el tratado CITES.

CITES proporciona tres niveles de protección para las especie en peligro de comercio internacional.

El Apéndice I de la CITES, incluye especies que están amenazadas con la extinción y que sean o puedan ser afectadas por el comercio internacional. Estas especies no se pueden negociar internacionalmente con propósitos comerciales. Sin embargo, tales especies se pueden exportar e importar con propósitos no comerciales. Ejemplos de especies en el Apéndice I de CITES son tigres, elefantes asiáticos, chimpancés, ballena jorobada, osos del sol, scarlet macacos, tortugas del mar, palo de rosa brasileño, plantas tropicales gigantes (Pitcher) y orquídeas tropicales asiáticas (lady’s slipper)

El Apéndice II de la CITES, incluye especies que, si bien no necesariamente están amenazadas con la extinción, pueden llegar a tal, a menos que el comercio se regule en forma estricta, de modo de evitar la utilización incompatible con su supervivencia. Las especies también se puede enumerar en el Apéndice II si sus piezas o productos no pueden ser fácilmente distinguidos de las de otras especies enumeradas en el Apéndice I o II. El comercio internacional de especies del Apéndice II se permite, pero se controla firmemente. Las Partes pueden conceder un permiso para exportar tales especies, sólo después que se haya determinado que la exportación no será perjudicial para la supervivencia de la especie. Los ejemplos de especies enumeradas en el Apéndice II son osos negros americanos, lobos marinos meridionales, cebra de la montaña de Hartmann, tucanes del toco, iguanas, caoba de la costa pacífica, palma del triángulo, y los cyclamens.

El Apéndice III de la CITES, incluye especies que cualquier Parte ha identificado como sujetas a la regulación de explotación dentro de su jurisdicción y requiere de la cooperación de otras Partes para supervisar el comercio internacional de la especie. Tal cooperación se logra sobre todo por la emisión de los permisos de exportación por un Estado que ha incluido la especie en el Apéndice III (éstos pueden ser concedidos solamente si el espécimen no fue obtenido en contraposición a las leyes de exportación establecidas por las Partes) y por la emisión de certificados de origen por otros Estados que exportan especies del Apéndice III. Ejemplos de especies enumeradas en el Apéndice III y los países que las enumeraron son Perezoso de dos dedos (Costa Rica), civets africanos (Botswana), a tortuga aligátor (EEUU), y caoba del bigleaf (Costa Rica, el Brasil, México)

Un permiso de exportación de CITES para cualquier espécimen vivo de una especie enumerada en cualquier Apéndice de CITES, puede ser concedido solamente cuando la autoridad administrativa de la Parte exportadora asegura que la preparación y el envío serán realizados considerando reducir al mínimo el riesgo de lesiones, maltrato y daño a la salud.

Se espera que las Partes del CITES hagan cumplir las provisiones del tratado en ejecución a través de la legislación doméstica. Cada Parte debe establecer una autoridad administrativa de CITES para publicar permisos de importación y exportación, para supervisar el comercio de especies CITES, y para compilar los informes comerciales de publicaciones anuales, y una autoridad científica de CITES para proporcionar maestría científica en decisiones de importación y exportación. Es fundamental a este acercamiento, el uso de la precaución en casos de incertidumbre: El comercio no debe ser permitido a menos que haya suficiente información y salvaguardias para asegurarse que una especie está protegida contra la sobreutilización.

Las Partes tienen voz y voto en propuestas para agregar o quitar especies de los apéndices I y II en las reuniones trienales de la Conferencia de las Partes (COPs, Conference of the parties). Las Partes pueden agregar especies al Apéndice III en forma unilateral en cualquier momento.

La Conferencia de las Partes de CITES (CdPs) también proporcionan una oportunidad para que las Partes tengan voz y voto sobre las resoluciones que interpretan el lenguaje del tratado. Por ejemplo, las Partes han adoptado resoluciones que proporcionan criterios para incorporar especies a los Apéndices CITES, un mecanismo para revisar el comercio de especies del Apéndice II, de modo de asegurarse que no sea perjudicial para la supervivencia de la especie, y un procedimiento para aprobar y registrar operaciones de crianza o cultivos de especies listadas en el Apéndice I con fines comerciales.

CITES tiene tres comités– el Comité Permanente, el Comité de Fauna y el Comité de Flora – cada uno integrado por representantes de las Partes a lo largo de seis regiones geográficas (Oceanía, América latina y el Caribe, África, Asia, Europa, y Norteamérica), son activos entre CdPs.

Para visitar el sitio oficial de la CITES, visite nuestra página de vínculos.


Haga clic para ver la
Presentación Flash:

CITES: A Guide
for the Perplexed


Haga clic para ver la
Presentación Flash:

International Trade in Wildlife and CITES



Sitio web optimizado para 1024px y Firefox. Todo el contenido es propiedad de Species Survival Network.
2100 L Street NW, Washington, DC  20037 USA Tel: +1-301-548-7769, Fax: +1-202-318-0891
Email: info@ssn.org